SERVICIOS PARA RELOJES

Aunque su reloj ha sido fabricado con el máximo esmero, le recomendamos que lo someta a un mantenimiento periódico, por un centro de servicio Post - Venta de Centro Suizo Relojero. Su experiencia y sus habilidades, adquiridas durante años de formación, se actualizan periódicamente con el fin de satisfacer las necesidades y expectativas de nuestros clientes de la mejor manera posible. Nuestros relojeros, que trabajan en modernos talleres equipados con maquinaria de última generación, pueden llevar a cabo las operaciones de servicio y reparación de todos los relojes actualmente existentes en catálogo, así como de los modelos más antiguos, gracias a las existencias de piezas originales cuidadosamente conservadas y ampliadas a lo largo de los años.

REPARACIÓN

Tras el diagnóstico, se puede recomendar un servicio de reparación si el reloj ha dejado de funcionar correctamente y necesita atención. El servicio de reparación, supervisado por un relojero cualificado. Es realizado en cualquiera de nuestras tres tiendas.

FRECUENCIA DE MANTENIMIENTO

Su reloj es un instrumento de alta precisión elaborado con sumo cuidado en su diseño y producción. Está formado por distintos componentes ensamblados con la máxima dedicación por maestros relojeros y merece la mayor atención posible para garantizar que siga funcionando a la perfección durante muchos años. Para garantizar la máxima fiabilidad y una gran durabilidad, le aconsejamos seguir las indicaciones que figuran a continuación:

  • Un servicio completo (o revisión total) cada 5 años aproximadamente
  • Un servicio de mantenimiento cada 3 años aproximadamente 
  • Un servicio de revisión de la pila cada 2-6 años (sólo en los relojes de cuarzo)

Tenga presente que la hermeticidad de su reloj no se garantiza de forma permanente. Las juntas que la garantizan pueden degradarse físicamente a causa del uso de la corona, de golpes o de otros factores, como por ejemplo la transpiración, el uso de cosméticos y los cambios de temperatura. Tal como se recomienda en el manual de instrucciones, le animamos a comprobar la hermeticidad de su reloj en un centro de servicio Post - Venta o un distribuidor local de Centro Suizo Relojero autorizado.

Si desea obtener un presupuesto de reparación o realizar cualquier otro tipo de operación, lleve el reloj a uno de nuestros tres centros de atención (tiendas). Si el reloj sigue estando en garantía, presente también la garantía internacional debidamente cumplimentada.

Al recibir su reloj, un relojero lo examina con cuidado y realiza un diagnóstico:

  • Confirma el recibo de la solicitud del cliente
  • Evalúa el aspecto y las funciones del reloj
  • Comprueba su hermeticidad
  • Abre el fondo
  • Comprueba que el movimiento esté limpio y lubricado

Comprueba el movimiento:

Cuarzo: comprobaciones eléctricas (marcha, consumo de energía, límite funcional inferior)

Mecánico/automático: desimantación, comprobación del funcionamiento y amplitud en 0,00 en función del diagnóstico de su relojero se pueden proponer varios tipos de servicios.

SERVICIO DE MANTENIMIENTO

Servicio de mantenimiento: le recomendamos que someta su reloj a un servicio de mantenimiento cada 3 años aproximadamente. Tras el diagnóstico, hay que desmontar por completo el reloj aunque el movimiento funcione perfectamente y no requiera atención alguna. En general, este servicio se propone si el reloj ha perdido su hermeticidad, si hay que cambiar componentes como el cristal, el bisel y la corona o bien si se ha solicitado un pulido. En los servicios de mantenimiento, se sustituyen sistemáticamente todas las juntas para garantizar la hermeticidad de la caja.

Los servicios de mantenimiento incluyen las siguientes operaciones:

  • Desmontar el reloj
  • Sustituir partes como el bisel, el cristal, la corona, los pulsadores, la pila y todas las juntas
  • Limpiar por ultrasonidos la caja y el brazalete metálico
  • Volver a montar el reloj
  • Comprobar el movimiento y ajustarlo, en caso de que resulte necesario
  • Cerrar el fondo
  • Comprobar la hermeticidad
  • Probar el movimiento durante 48 horas
  • Comprobar y ajustar el brazalete y el cierre
  • Realizar una comprobación funcional y estética final

RESTAURACIÓN

Nuestros relojeros ponen su gran experiencia, técnica, ingenio y entusiasmo a su servicio para devolver la vida incluso a los modelos más antiguos. Nuestra filosofía es que cualquier reloj de Centro Suizo Relojero es reparable. A veces, el valor emocional de los relojes es superior a su valor de mercado y la reparación puede equivaler a varias veces el precio de compra. Sin embargo, cuando se trata del reloj de un familiar querido o que conmemora un acontecimiento importante, el coste es algo secundario. Los relojes se desmontan y reparan en su totalidad.

El reloj más antiguo que nos han enviado para restaurar fue un reloj hecho en 1870 que había comprado un coleccionista. No obstante, la mayoría de los relojes que recibimos datan del periodo posterior a la Segunda Guerra Mundial. , aunque haya que volver a fabricar algunas piezas.

CAMBIO DE BATERÍA

La vida útil de un reloj de cuarzo depende sobretodo de la calidad de su batería; es por eso que nuestro servicio de cambio de batería tiene gran prestigio, pues cuenta con herramientas adecuadas para abrir y cerrar el fondo de la caja. Se puede observar a los relojeros en el trabajo que se realiza en nuestros Talleres Laboratorios ubicados en cada una de nuestras tres tiendas.

SUSTITUCIÓN DEL BRAZALETE  Y CORREAS DE PIEL

Siguiendo los más altos estándares, cada brazalete respeta las dimensiones exactas del modelo para el cual se ha diseñado. Se ajusta a la perfección al reloj a la vez que realza su personalidad. Por lo tanto, recomendamos la sustitución de un brazalete desgastado por otro brazalete con objeto de garantizar un ajuste perfecto con la caja del reloj y mantener la estética original.

Le recomendamos que no extraiga por su cuenta ningún brazalete metálico ni correa de piel. En la mayoría de los casos, la herramienta empleada resulta inadecuada por sí misma o se utiliza de manera inadecuada, de modo que puede dañar gravemente la caja o alguna de las asas del reloj. Las correas de piel se consideran componentes consumibles, y su vida útil es limitada. Las correas de piel se fabrican cumpliendo especificaciones muy estrictas y con el mejor material del mercado. Su vida útil depende de varios factores no cuantificables. Factores que agravan el desgaste, como por ejemplo:

  • La humedad elevada (en climas tropicales)
  • Una gran transpiración
  • El agua marina o de piscina
  • Girar o doblar la muñeca en exceso
  • El uso de hebillas inadecuadas o no originales
  • Un nivel elevado de abrasión (por ejemplo, el roce de la piel con una joya de superficie afilada)